El Mustang Mach-E es caballo ganador

0
h

No es casualidad que Ford haya escogido el legendario nombre Mustang para lanzar su primera gran apuesta eléctrica para el mercado mundial. El nuevo Mustang Mach-E es la tarjeta de presentación de una gama electrificada 100% que se irá conociendo a lo largo de los próximos años. La marca americana ha apostado por un SUV, el segmento con mayor volumen de venta en el mundo, para demostrar todo y lo bien que lo puede hacer en esta nueva era automovilística.

Concebido desde el principio como un vehículo 100% eléctrico, el nuevo Mach-E cuenta con un diseño óptimo para poder albergar cualquiera de las dos enormes baterías ofertadas, la posibilidad de integrar uno o dos motores eléctricos y ofrecer una alta habitabilidad y practicidad para sus ocupantes. Ford ha confeccionado una oferta inicial con diferentes prestaciones y autonomías para poderse adaptar a las necesidades y posibilidades de cada comprador.

El nuevo Mustang Mach-E ofrece un moderno, estilizado y agresivo diseño que llama mucho la atención. Es cierto que hereda algunos rasgos de su hermanastro de dos ruedas, pero únicamente en elementos como su calandra y capó o en sus preciosas y afiladas ópticas traseras compuestas por tres barras podremos ver similitudes. Estamos ante un SUV de generosas dimensiones con una silueta muy coupé enfatizada por el cambio de color entre el techo y la carrocería.

Pocas cosas negativas podemos decir a nivel diseño pues nos ha parecido un coche muy bonito que transmite una alta calidad percibida y un aspecto muy musculoso. Un detalle que nos ha sorprendido ha sido el del maletero delantero impermeabilizado con desagüe, un compartimento muy práctico que puede servir para evitar meter objetos mojados en el habitáculo.

Para acceder al vehículo se deben presionar unos botones situados en las puertas. No hay tiradores tradicionales, aunque sí encontramos unos pequeños salientes negros desde donde poder tirar para abrir las puertas delanteras. El interior se percibe amplio y exhibe unos acabados razonablemente bien ejecutados. Todo el protagonismo se lo lleva la gigantesca pantalla, muy al estilo Tesla, de 15,5 pulgadas con la más avanzada generación del sistema de infoentretenimiento de Ford, el SYNC 4. Este sistema es capaz de actualizarse de forma automática pudiendo añadir nuevas funciones a lo largo de la vida del vehículo.

Como viene siendo habitual en todos los nuevos eléctricos puros que van saliendo al mercado, las pesadas baterías se sitúan en el suelo del vehículo, ubicación que ayuda a bajar el centro de gravedad y mejorar el comportamiento dinámico. El Mustang se puede asociar a una de 75,7 kWh o una de autonomía extendida que alcanza los 98,7 kWh. Dependiendo de si se opta por la versión de propulsión o la de tracción integral, las potencias del Mach-E varían entre los 269 y los 351 CV.

La autonomía máxima del nuevo Ford, con la batería grande y tracción trasera, ofrece unos muy buenos 600 km. En el otro lado de la balanza y eligiendo la combinación de tracción integral y batería pequeña, la mínima autonomía ofrecida por el eléctrico americano se conforma con unos correctos 400 km.

Durante la presentación realizada en Barcelona, pudimos experimentar la impresionante aceleración del Mustang. Pese a contar con la mecánica menos potente, el empuje desde parado de este coche ofrece sensaciones balísticas. Este coche demuestra que la electricidad puede ser tan emocionante como la combustión.

El Mach-E más potente es capaz de acelerar de 0 a 100 en poco más de 5 segundos, unos números de auténtico deportivo. Su dinámica puesta a punto y el bajo centro de gravedad otorgan una gran agilidad a las dos toneladas de peso del conjunto. Sin lugar a dudas, el nuevo Mustang ha sido diseñado para aportar un gran placer de conducción. La marca ya ha anunciado la versión tope de gama, denominada GT, que rendirá unos muy serios 487 CV y 500 km de autonomía.

Como no podía ser de otra manera, el Mustang contará con todos los sistemas de seguridad, así como todo tipo de asistentes a la conducción. Con el objetivo de maximizar la eficiencia, cuenta con distintos modos de conducción y un sistema de navegación capaz de buscar puntos de recarga en tu ruta, en caso de que no tengas suficiente carga de reserva. El nuevo Mustang aúna los conceptos de pasión y familia bajo un envoltorio muy premium e innovador.

Ford pedirá 48.500 euros por la versión de acceso y 64.500 euros por la tracción integral y la batería Extended Range. Nunca nadie dijo que los eléctricos fueran a ser baratos (de momento). Puede parecer mucho para un Ford, pero la relación calidad-precio-autonomía-potencia es claramente superior a la que ofrecen la mayoría de rivales.

 

 

También te puede interesar:

Probamos dos iconos americanos

El nuevo Ford Puma es un SUV juguetón

Distrigo 2021

Dejar respuesta