Ponce Miota, con el sistema de mezcla de pintura automático MoonWalk, de NEXA AUTOCOLOR

0
“Es como si hubiéramos incorporado una persona más a nuestro laboratorio”, afirman.
h

Ponce Miota cuenta con dos centros de recepción de trabajo en Valencia, y un gran centro de reparación de carrocería en la vecina localidad de Torrent con 10.000 m2, y está dotado del más moderno equipamiento, los 36 profesionales -entre ellos 9 pintores, 8 chapistas y 6 montadores-hacen posible que cada semana alrededor de 100 vehículos recuperen su estado original.

José Ponce, gerente de la compañía explica “Después de medio año utilizando el sistema automático de mezcla de pintura MoonWalk de NEXA AUTOCOLOR, hemos incrementado notablemente la capacidad de nuestro laboratorio de color, agilizando los procesos de mezcla y la rapidez de nuestras operaciones”.

Manuel Ginés, Responsable del laboratorio de color de Ponce Miota, valora los efectos que la automatización del proceso de mezcla de materiales ha supuesto en la operativa diaria del taller: “No puede ser más que positiva. Con un volumen de trabajo como el que tenemos en este taller, y la demanda que genera un número elevado de pintores, la llegada de MoonWalk para mí es comparable a la incorporación de una persona más al laboratorio. Es como si tuviera un ayudante a mi lado, pero fiable: sin margen de errores”.

El ecosistema tecnológico de MoonWalk hace aún más sencilla la creación de color. Vinculado al software de gestión de color PaintManager, y con ayuda del espectrofotómetro RapidMatch, el proceso de mezcla es fácil e intuitivo. Se crea la orden de reparación, asignando la información necesaria, y se procede a la identificación del color a crear: bien por código estándar o de variante, o directamente midiendo sobre la carrocería con el espectrofotómetro. Una vez identificado el color, y las áreas a reparar o cantidad necesaria a mezclar, la máquina genera la mezcla automáticamente, avisando si para la formulación requerida es necesaria la sustitución de algún básico a lo largo de sus 13 posiciones de carga. El resto del proceso está totalmente automatizado y, dependiendo del color a mezclar, en formulaciones que requieren el uso de 4 o 5 básicos, por ejemplo, el proceso con MoonWalk resulta mucho más rápido de lo que sería haciéndolo a mano.

MoonWalk permite aprovechar al máximo la pintura optimizando los costes de materiales para el taller.

MoonWalk favorece un entorno de trabajo limpio y ordenado, pero sin duda uno de los aspectos más valorados por los talleres que ya han probado esta tecnología tiene que ver con la eliminación de material sobrante y su gestión como residuos.

Otro de los beneficios de la integración de MoonWalk en el taller es patente en el capítulo del aprovisionamiento de materiales de pintura, favoreciendo un correcto suministro para que ninguna operación se pueda ver retrasada por falta de material.

También te puede interesar:

Deysa ya trabaja con MoonWalk

Dejar respuesta