Los derechos y las obligaciones del taller para gestionar los NFU

0
Asistimos al último seminario online de Motor Meetings by Motortec llamado “Los derechos y obligaciones del taller en la gestión de los Neumáticos Fuera de Uso”.
h

A lo largo de que duró este interesante seminario, dentro de la programación de eventos Motor Meetings by Motortec, pudimos conocer la claves acerca el correcto tratamiento que deben recibir los neumáticos una vez ya han sido usados. El webinar contó con la voz y la experiencia de tres expertos en la materia como Oscar Bas, Secretario General de ADINE, Julián Madruga, director rel. empresas adheridas de Signus, y Javier de Jesús Landesa, director operativo de TNU.

Oscar Bas fue el encargado de hacer una introducción general a la temática repasando los conceptos básicos. Ante todo, vale la pena aclarar que los neumáticos fuera de uso o NFU son aquellos que se han convertido en residuo. Por lo tanto, la gestión de este tipo de residuo, que tras la modificación de la norma en 2020 incluye todo tipo de neumático excepto los de bicicleta, entra dentro la responsabilidad de los productores de neumáticos y están obligados a realizar o financiar la gestión de los NFU. Para aclarar, los productores son tanto fabricantes, importadores como talleres que hayan adquirido neumáticos intracomunitarios.

Los derechos del taller en la gestión de estos residuos consisten en la recogida gratuita de los NFU, siempre y cuando se haya se haya satisfecho el coste de gestión. El taller tiene derecho a recibir un justificante del gestor y a disponer de la información necesaria desde el punto de vista medioambiental. El taller podrá comercializar neumáticos de segunda mano siempre y cuando se adquieran desde un gestor autorizado.

En cuanto a obligaciones, el taller tiene la obligación de entregar la totalidad de los NFU sin hacer una clasificación previa. El único que puede hacer la clasificación es un gestor autorizado. Para solicitar la recogida, la cantidad mínima de gomas es de entre 50 y 100 neumáticos. Además, el taller también tendrá que repercutir en factura el coste de gestión NFU correspondiente a la categoría del neumático que ha soportado y cumplir con el código de Buenas Practicas para la gestión de NFU.

Tanto Julián Madruga como Javier de Jesús hicieron hincapié en el proceso que tienen que seguir los productores para la gestión de los neumáticos que superen los 1.400 mm de diámetro. Signus y TNU cuentan ofrecen un proceso similar basado en una serie de códigos que se emiten al realizar la primera transacción con los neumáticos y que posibilitan el seguimiento y posterior reciclaje de estos NFU. Los códigos deben ser declarados, son de un solo uso y no caducan. Ambas empresas cuentan en sus webs con detallados manuales para el proceso de gestión.

También te puede interesar:

La ciberseguridad, parte de la digitalización del sector

CECRA trabaja sobre SERMI con la participación de CETRAA

Blueprint

Dejar respuesta