La facturación del sector de componentes de automoción cayó un 15,7% en 2020

0
Los resultados han retrocedido a los de 2014.
h

Los datos del sector de fabricantes de componentes que SERNAUTO dio a conocer reflejan el impacto de la COVID-19 en todas las magnitudes.

Sector sólido

En el momento de presentar las cifras, la presidenta de la asociación de fabricantes de componentes, María Helena Antolín, hablaba de un sector sólido: “Está formado por una red de proveedores sólida en todo el mundo. Somos un sector industrial estratégico de más de 1000 empresas de diversas tipologías: multinacionales, capitalización media y PYME, que suministran productos de alta calidad” y reconocía un año difícil aunque ponderaba la adaptabilidad del sector “2020 fue durísimo con un fuerte impacto, así que las cifras no son lo buenas que serían sin virus, pero hay que hacer una lectura positiva por haber mantenido la producción y el empleo con medidas de seguridad. Queda demostrada capacidad de adaptación y flexibilidad de nuestra industria”.

Cifras en caída

Y es que los proveedores de automoción facturaron 30.200 millones de euros, un 15,7% menos que en 2019. Aunque la reducción ha sido menor a la prevista e inferior a la caída de producción de vehículos, supone un retroceso a cifras previas a 2015.

De la facturación en el mercado nacional (12.300 millones de euros), 7.740 millones de euros corresponden al suministro de equipos y componentes a los fabricantes de vehículos (-21,0%) y 4.560 millones de euros proceden del mercado de recambios (-13,5%).

En cuanto a cifras de empleo 2020 se mencionó que los puestos de trabajo directos generados por el sector ocuparon a 212.500 personas, un 5,7% menos que en 2019 y es estable, de calidad y repartido por toda la geografía. De hecho, representa más de 10% del empleo industrial en varias Comunidades Autónomas y las estimaciones 2021 apuntan a que mantendrán las cifras de 2020.

Estimaciones

Sobre las primeras estimaciones de la Junta Directiva de SERNAUTO, en 2021 incrementará la facturación en torno a un 10% respecto a 2020, pero no se logrará recuperar los niveles previos a la pandemia hasta 2022 previsiblemente. El director general de la entidad, José Portilla, hablaba del apartado de posventa como más resiliente al descenso de las cifras y no podía precisar, en ese crecimiento del 10% cuánto vendría por la industria IAM, si bien explicaba que esperaban que fuera, como este año algo mayor que el OE. “Nuestro parque alcanza los 12 años de media de antigüedad de los vehículos, uno de los más envejecidos de Europa junto a Grecia, y ello supondrá que, debido a las dificultades de liquidez de los ciudadanos, deban invertir en reparar los coches, aunque desde la entidad se aboga por un achatarramiento de vehículos de más de 15 años, unas 400.000 unidades”.

En la reunión, la directiva reconocía la situación de falta de suministros, algo que “está penalizando al sector, y no hay una idea clara de solución y está suponiendo el retraso de vehículos”. También se mencionaba la tendencia a intentar recuperar la producción de elementos que se están fabricando fuera de nuestras fronteras, estando previsto, decían, seguir en ese empeño, al igual que en el tema de producción de semiconductores para romper el monopolio asiático; como comentaba Portilla “Europa podría ser capaz en algunos años pero claramente tiene que ser una idea europea. Que éstos se produzcan en España no lo sabemos, nos gustaría pero hay demasiados considerandos. Estratégicamente se debería poder asumir”.

Un sector estratégico

Para María Helena Antolín “Es patente la necesidad de que la administración apoye a la industria de componentes y se pueda dar una . Hay un ecosistema de proveedores de primer nivel que, si no se apoya, puede perder liderazgo; por eso hay que aprovechar los fondos europeos (oportunidad única) que deben servir para la recuperación y la innovación: desarrollo del ecosistema vinculado al vehículo eléctrico, baterías, propulsión de hidrógeno, conducción automatizada y conectada etc. Hay 100 entidades PYME que trabajan estas áreas, los fondos vendrán a dar espaldarazo para que se atraigan modelos a nuestro país. Los países vecinos no nos darán nada. Sin presente no hay futuro y sin industria no hay nada”.

Y se explicaba que se lleva meses trabajando en este tema, informando a los asociados, especialmente a PYME apoyándoles en los apartados complejos de la burocracia, y se intenta que entren en los grandes proyectos; pero habrá que esperar al verano hasta que se concreten. Los fondos son a tres años e irán llegando progresivamente a nivel nacional o autonómico. Explicaban que el Gobierno ha comunicado a SERNAUTO que España ha sido de los más activos en las solicitudes y que están presentadas de una manera muy avanzada que ha sido tomada por ejemplo, pero que el Sector debe seguir siendo competitivo e innovador para avanzar a otros países. Portilla afirmaba “como se pone de manifiesto en nuestra Agenda Estratégica 2025, la industria de proveedores de automoción atraviesa un momento crucial para su futuro. Los datos de 2020 vienen a mostrar la necesidad del fortalecimiento de toda la cadena de valor de la automoción, para lo que va a resultar de vital importancia contar con los fondos europeos. El sector es sinónimo de innovación y empleo de calidad, un sector estratégico para la economía y sociedad española y que debemos cuidar y apoyar entre todos”.

También te puede interesar:

SERNAUTO hablará de las garantías en Motormeetings by Motortec

ROBERLO 2021

Dejar respuesta