¿Para qué sirven los filtros y cuándo cambiarlos?

0
Confortauto explica la importancia del correcto mantenimiento de estos elementos para evitar averías y propone una oferta de verano para su cambio.
h

Una adecuada pedagogía ante el usuario, planteándole un argumentario claro y fácil de entender, puede suponer poner luz sobre operaciones que siempre incrementarán positivamente los resultados del Taller.

Conscientes de ello, la red Confortauto Hankook Masters ha preparado unos puntos que se pueden transmitir a la hora de dar a los filtros del automóvil la importancia que merecen y la necesidad de su correcto mantenimiento para evitar averías.

Los vehículos son máquinas de precisión y alta complejidad, cuyo buen funcionamiento depende de un mantenimiento regular, con componentes de calidad. Es importante respetar los intervalos de mantenimiento especialmente en lo tocante al buen estado de la mecánica. Y una parte clave de este correcto mantenimiento consiste en cambiar a tiempo los filtros del automóvil para asegurar su correcto funcionamiento y evitar que el coche no sufra desgastes prematuros o graves averías.

Son cuatro los principales filtros que integra el vehículo: el filtro de aceite, el filtro de aire, el filtro de combustible y el filtro del habitáculo. Es importante que cada uno de ellos esté libre de suciedad y partículas que puedan dañar al motor impidiendo que el vehículo funcione de forma apropiada.

Como su nombre indica, su labor se basa en la filtración de elementos físicos del aire o fluidos como el aceite y el combustible:

  • El Filtro de Aceite. El aceite es la sangre del motor, y el filtro de aceite es el elemento que se encarga que ninguna impureza termine dañando los componentes internos. Los filtros de aceite consiguen atrapar en su interior pequeñas partículas e impurezas contenidas en el interior del motor, en muchas ocasiones derivadas de la propia combustión. En condiciones óptimas retiene un 95% de las impurezas que se puedan arrastrar hasta él. Y es que cabe tener en cuenta que una simple viruta metálica podría rayar las paredes de la cámara de combustión y provocar una avería. Debido a su importancia, es recomendable que este se cambie siempre se renueva el aceite del coche.
  • El Filtro de Combustible se ubica entre el depósito del vehículo y las rampas de inyección que se alojan en el motor, para que pueda retener las impurezas derivadas de los combustibles y que estas no alteren la función del motor. Su funcionamiento difiere si se trata de vehículos de gasolina o diésel. En el primer caso, su labor consiste en eliminar las impurezas del combustible antes de que lleguen al motor, mientras que en los vehículos que funcionan con gasóleo sirven para eliminar el agua y evitar la corrosión de los elementos metálicos del motor. En ambos casos, su tarea es primordial para garantizar la salud del motor y debe revisarse siempre que el vehículo entre al taller para su mantenimiento. De hecho, entre las averías frecuentes de los vehículos, se encuentra la derivada de la mala función de este filtro.
  • El Filtro de Aire protege al motor, ya que impide que entren partículas de polvo y otras impurezas en el flujo de aire que llega al mismo. Un filtro en buenas condiciones garantiza que el aire que llega al motor no contiene partículas abrasivas. De esta manera, la combustión se realiza en las mejores condiciones y el consumo de combustible se mantiene en los niveles adecuados, contribuyendo a la reducción de emisiones contaminantes. El estado de este filtro depende mucho de los lugares por los que se circula. De ahí que, en caso de andar por caminos polvorientos habitualmente, sea necesario proceder con mucha más frecuencia a su reposición que si se conduce por ambientes más limpios. Algunos signos de que el filtro del aire puede estar obstruido son la dificultad a la hora de acelerar o que el humo del escape salga más negro de lo habitual.
  • El Filtro del Habitáculo se encarga, no sólo de evitar la entrada de suciedad en el interior, sino también salvaguardar la salud de los ocupantes con la retención de cualquier materia contaminante. En nuestras ciudades, el aire que respiramos contiene distintos niveles de humo, cenizas y otros agentes perjudiciales a los que en esta época se suma un incómodo factor adicional para muchas personas: el polen y las esporas, que desde primavera a otoño son un auténtico quebradero de cabeza para los alérgicos. Un aire viciado en el habitáculo del coche provoca fatiga y pone en riesgo la salud del conductor.

Los periodos de cambio de los filtros del vehículo deben ser los que recomiende el fabricante del vehículo, sin embargo, como norma general se pueden seguir los siguientes plazos: Aceite (Cada vez que se cambie el aceite), Aire (Entre 15.000 y 30.000 km.), Combustible (Diesel: entre 30.000 y 60.000 km. Gasolina: entre 40.000 y 80.000 km.), Habitáculo (Cada 15.000 km o una vez al año.).

Oferta de verano

Un mantenimiento preventivo de los filtros permitirá alargar la vida y rendimiento del vehículo, por este motivo, con el objetivo de contribuir en favor de la seguridad y de la economía de los conductores, la red de talleres Confortauto Hankook Masters oferta hasta finales del mes de agosto un 4×3 en filtros. Es complicado verificar el estado de algunos filtros por lo incómodo de su acceso en los vehículos modernos (sobre todo los filtros de habitáculo), en el caso de los filtros de aceite, es imposible conocer su estado de suciedad. Por este motivo es imprescindible ser muy estricto respetando el mantenimiento de los mismos y el período de sustitución establecido por el fabricante.

También te puede interesar:

El taller, protector del Medio Ambiente

ROBERLO 2021

Dejar respuesta