El Seat Data Office gestiona el big data

0
La revolución en los vehículos no se centra únicamente en la tecnología que mueve las ruedas. Acompañando este proceso nos encontramos los coches conectados que, a través de sistemas como el control de estabilidad, el ABS o el GPS, generan decenas de GB de datos cada día que pueden servir para mejorar las infraestructuras y, con ello, la seguridad vial.
h

Cuando se circula en un coche conectado se generan, de forma totalmente anonimizada, decenas de gigabytes de datos al día. La recolección de los datos se realiza desde sus numerosos sensores y componentes electrónicos, como el control de tracción, el de estabilidad, la cámara frontal o los radares. Todos estos datos sumados a los del resto de vehículos pueden ayudar a contribuir a localizar, por ejemplo, aquellos puntos de las carreteras que necesitan ser reparados. El especializado equipo del nuevo SEAT Data Office se encarga de recolectar y procesar este gran volumen de información que podríamos definir como Big Data. En palabras de Carlos Buenosvinos, uno de sus responsables, “a través de su análisis podemos detectar casos de uso que van en ayuda de todos los ciudadanos, especialmente en cuanto a seguridad, que es lo que más nos apasiona”.

Retos y algoritmos

Los nuevos vehículos de SEAT transportan, además de personas, información. En operaciones tan cotidianas como las de pisar el acelerador o al subir o bajar una ventanilla, las centralitas electrónicas que los controlan emiten señales que son enviadas a un servidor en la nube, a través de una conexión 4G. “El primer reto para el equipo del Data Office es recolectar esos grandes volúmenes de información. Después, tenemos algoritmos, técnicas matemáticas y estadísticas para tratarlos y extraer conclusiones”, nos cuenta Buenosvinos. Es importante destacar que todos los datos recolectados son 100% anónimos. En este sentido, Buenosvinos destaca, “A nosotros nos es imposible saber qué vehículo o qué persona está detrás. De hecho, lo que nos interesa son datos genéricos que hablen de tendencias en los estados de las carreteras”.

Mapas de fricción

Los datos del control de tracción, el de estabilidad, los frenos y la temperatura de los vehículos hablan de todas aquellas condiciones que afectan al contacto de los neumáticos con la carretera con los que se puede dirimir si hay acumulación de agua, hielo o nieve o el coche circula por pavimentos rotos o gastados. “Con toda esta información contribuimos a la generación de mapas de fricción a nivel de toda Europa, que bien podemos compartir con servicios de navegación que alerten a los conductores de potenciales peligros en la carretera o con operadores de infraestructuras que los usen para asegurar el buen estado de la red vial”, explica Víctor Monserrate, también responsable del SEAT Data Office.

Controlando el entorno

Los datos recogidos por las cámaras frontales y los sensores permiten conocer a tiempo real la disponibilidad de plazas de aparcamiento en la calle, la fluidez del tráfico o si hay algún obstáculo en la vía, una información extremadamente útil para servicios de navegación y emergencias. De cara al desarrollo de la conducción autónoma, el Big Data en los vehículos podrá mejorar la detección de señales de tráfico incluso cuando no estén visibles. El coche se podrá coordinar con el resto de vehículos y con la información histórica para saber si ahí había un STOP o una línea discontinua que por cualquier motivo, no se aprecien en ese momento.

Una autopista de datos

Con el aumento progresivo de la tecnología, el desarrollo de los coches autónomos y la llegada de la conectividad 5G, el dato se pasará a tratar como todo un activo con muchísimo valor. Gracias a la llegada y maduración de estas nuevas tecnologías, aumentará exponencialmente la generación de datos y con ello el valor que se pueda extraer en forma de nuevos productos y servicios. En este sentido, Buenosvinos añade: “Cuanta más información tengamos, más cerca de nuestros clientes podremos estar. Les entenderemos mejor y podremos ser mucho más sensibles con sus necesidades y motivaciones”.

Puedes acceder a este reportaje en nuestra revista, aquí.

Distrigo 2021

Dejar respuesta