Estas son las averías más comunes de los híbridos y los eléctricos

0
Pese a que tienen menos averías que uno convencional, dada la naturaleza mixta de su mecánica, tanto híbridos como híbridos enchufables, presentan partes, piezas, elementos o estructuras que deben ser revisadas en profundidad.
h

En el acumulado anual, los coches alternativos -eléctricos, híbridos y de gas- incrementaron sus entregas casi el 92%, hasta las 188.781 unidades y su cuota anual hasta ahora es del 32%. Es decir que los coches de propulsión alternativa, representaron, en agosto, un 40,63% del mercado. Pero todos estos vehículos también se averían y también tienen que ir al taller para ser reparados. EuroTaller informa sobre sus averías más comunes:

Híbridos

  • En la caja de cambios asociada al inversor. El mayor problema que podría pasarle a un coche híbrido. La probabilidad que se estropee es baja, pero igualmente la avería condicionaría el funcionamiento del vehículo. Este componente tiene tres funciones básicas: hace de motor de arranque, es un alternador que genera energía y hace a la vez de caja de cambios.
  • En la junta de culata. Se aconseja reemplazar también la batería de servicio para garantizar un funcionamiento equilibrado.
  • En el cableado. Pueden llegar a quemarse cuando se pasa de los 60.000 kilómetros. Si la reparación supone remplazar tanto de los cables como de la batería, el coste podría llegar a los 7.000 euros.
  • En el conector de servicio. Esto puede ser debido a cuando están recargando, en donde, durante el proceso de carga, alcanza unas temperaturas muy altas que en casos extremos puede hacer que se queme. Se recomienda hacer cambios para prevenir.

Eléctricos

Los coches eléctricos prescinden en su gran mayoría de cajas de cambios, llevan un simple sistema de engranajes que transmite la potencia a las ruedas, además de un diferencial. Estas transmisiones tienen una relación fija y carecen de marcha atrás, ya que basta con invertir la polaridad del motor eléctrico. Aún así pueden tener averías:

  • En la toma de carga. Normalmente, los fallos en la carga se deben a una mala manipulación, principalmente por roturas en el bloqueo que evita que nos puedan robar el cable o desenchufar el coche mientras recarga.
  • En la batería. Es uno de los componentes cruciales que requiere una revisión periódica y sustitución forzada cuando agote su vida útil. Para evitar este problema es de gran importancia el sistema de refrigeración empleado para las baterías. Los que están refrigerados por líquidos ofrecen menos problemas que los de aire.
  • En el filtro de partículas.  La regeneración, que es como se llama a este proceso, se lleva a cabo cuando el filtro de partículas alcanza una temperatura de entre 500 y 750 grados centígrados, algo repetido en determinados momentos como parte de este tipo de averías en vehículos eléctricos. De esta forma, es necesario que se cambie por uno nuevo cada 12.000 km o bien una vez al año.
  • En los neumáticos y los frenos. Su degradación no es la misma que puede verse en un coche común. Para que la autonomía sea la óptima, su desgaste y su presión tienen que ser las precisas.

También te puede interesar:

EuroPremium 2021: mayoría de edad

ROBERLO 2021

Dejar respuesta