El conflicto bélico en Ucrania tensionará más la Posventa

0
Los representantes del Sector nos hacen llegar sus impresiones respecto a la afectación que puedan tener en el sector del aftermarket las consecuencias de la invasión armada de Rusia.
h

En un escenario mundial, ya de por sí complejo por las consecuencias de la pandemia que aún seguimos atravesando junto a los cambios de paradigma estructurales que se están fraguando en la Automoción (y la Posventa en ella), la guerra provocada por Rusia al invadir el territorio de Ucrania viene a sumarse a los escollos que tendrá que sortear la posventa en este periodo, debido a los efectos secundarios que, como una onda expansiva, pueden afectar a Europa y el resto del mundo, y ello sin llegar a pensar en una ampliación de la confrontación.

Y es que, si ya había dificultades logísticas y de suministro, incrementos de precios y una inestabilidad económica en nuestro sector que se trataba de superar en esta época, los efectos de mayores problemáticas en los suministros energéticos o de logísticas más complejas, por ejemplo, podrían tener una repercusión en los mercados.
Hemos querido pulsar la opinión de los principales responsables de los actores de la cadena de valor del aftermarket en nuestro país para saber cuál es su lectura y su análisis de este asunto.

Puestos al habla con la Comisión de Recambios de SERNAUTO nos comentan “el estallido de la guerra en Ucrania va a potenciar los problemas a los que el sector ya estaba haciendo frente: incrementos en las materias primas, tensiones en los mercados internacionales, encarecimiento de la energía… Como consecuencia estamos viendo una inflación que se dispara ya por encima del 7%. En este entorno tan complejo debemos demostrar mucho temple y madurez. Hay que estar muy atentos para ver hasta dónde va a llegar el conflicto y tomar las decisiones que sean necesarias con serenidad y responsabilidad.”

Desde la perspectiva de ANCERAtodas las complicaciones que se tenían respecto al incremento de las materias primas y del encarecimiento de la energía tendrá un impacto todavía mayor. Las tensiones que se producían en el mercado internacional se agudizarán. En nuestro mercado, cada vez más globalizado, se notarán los efectos producidos por el conflicto de forma parecida a la crisis de suministros. No se apreciará de la misma forma que en otros países europeos ni que en otros actores de la posventa, pero tendrá su impacto en la inflación.”

CONEPA, también prevé afectaciones: “contemplamos con mucha preocupación lo que está pasando en Europa en estos momentos. Nuestra primera inquietud, por supuesto, es el problema humanitario, la vida y el futuro de las personas. En cuanto a la afectación en nuestro sector, somos conscientes de que, en un mundo tan global, el conflicto bélico va a influir en las empresas del ramo, tanto directamente (aumento de costes y riesgos en el aprovisionamiento de materias primas y suministros), como indirectamente (caída de la demanda por la incertidumbre en los consumidores).“

En un sentido parecido se manifiesta el director Corporativo de GANVAM, Jaime Barea, “Si se esperaba que las tensiones en la cadena de suministro fueran mejorando a lo largo de 2022 y permitieran ir liberando parte de la demanda retenida, la invasión de Ucrania por parte de Rusia tumba las previsiones, teniendo en cuenta que ambos países abastecen de materias primas que intervienen en la fabricación tanto de vehículos como de dispositivos tecnológicos; por no mencionar que el conflicto bélico incrementa la incertidumbre y puede agudizar la crisis económica de la que tratamos de salir”.

Por todo ello, podemos ver cómo la Posventa deberá lidiar adicionalmente con estas cuestiones, que habrá que monitorizar convenientemente, teniéndolas en cuenta para pilotar la marcha de las compañías sin repercusiones graves en sus cuentas de explotación.

También te puede interesar: 

Guerra en Ucrania: Cuatro camioneros de empresas españolas atrapados

Blueprint

Dejar respuesta