EMMS: Diversificados

0
Hablamos con Max Margalef, gerente de EMMS y presidente ejecutivo y consejero delegado de Aser Automotive.
h

La década de los 50 en España fue una época de pioneros y de gente atrevida con hambre de proliferar. En ese contexto se creó EMMS, una compañía que este año cumple los 67 años y que nació con el objetivo de ofrecer soluciones para el mundo agrícola. Durante los primeros compases de su existencia, la empresa catalana se dedicó a la venta de maquinaria agraria y contaba con un taller donde poder realizar los mantenimientos y las reparaciones. Las ganas de crecer y un escenario carente de este tipo de servicios hicieron que el centro de reparación empezara a coger tanto coches como motos. Lo que empezó como un almacén para suministrar al taller se acabó convirtiendo en una nueva vía de negocio con el inicio de la comercialización del recambio. El negocio como concesionario de maquinaria agrícola se consolidó e, incluso, se apostó por el sector de la moto llegando a ser concesionario de Motovespa y convirtiéndose en el primer importador de Ducati para España…casi nada.

2 en 1

Tal como nos cuenta Max Margalef, “Si una cosa queremos mantener de aquellos primeros años de la empresa es ese espíritu de diversificación del negocio. No tener todos los huevos en la misma cesta”. Actualmente esta diversificación se escenifica con dos líneas de negocio bien marcadas, pero que se aprovechan de las sinergias creadas bajo una misma estructura. Por un lado, se mantiene la vertiente dedicada al mundo agrícola con la que son concesionario y servicio oficial de varias marcas de maquinaria como Deutz-Fahr, Same, Gregoire o Lamborghini. La otra línea de negocio consiste en la distribución de recambios para la automoción en un radio de acción de unos 50 km a la redonda y donde cuentan con una importante cuota de mercado. El máximo responsable de EMMS destaca como el hecho de tener el negocio diversificado ha dotado la compañía de una gran fortaleza para superar adversidades tan recientes como la crisis económica de 2008, la pandemia, la crisis de suministros y, también, la guerra que tenemos en Europa.

Servicio y calidad

En total, 25 profesionales en unas instalaciones de más de 4.000 m2 trabajan cada día con una clara e inequívoca filosofía que gira en torno a dos ejes: un servicio cercano y efectivo y un producto de máxima calidad. Dada su ubicación en Vilafranca del Penedés (justo entre Barcelona y Tarragona), EMMS siempre ha aplicado la política de estocar mucho para poder ofrecer un mejor servicio y no depender tanto de mayoristas externos. Este servicio, cercano se materializa con seis rutas diarias con turnos de mañana y tarde más una ruta para emergencias.

Bajo el eslogan “El origen del original”, Margalef resume la filosofía en cuanto a producto: apostar siempre por primeras marcas. Tal como lo explica el gerente, “De este modo damos una garantía a nuestros clientes para que ofrezcan el mejor servicio posible a sus clientes instalando productos de alta calidad y teniendo la tranquilidad de usar la misma pieza que instala el concesionario.” El resultado de esta filosofía empresarial se puede condensar en la confianza que EMMS se ha ganado tanto con sus clientes como con sus proveedores.

Un puntal

No encontramos mejor manera capturar el ADN de esta compañía que con las palabras de Margalef, “Te puedes esforzar en tener el mejor producto, sistema informático o reparto, pero no nos olvidemos que al final solo hay una diferencia: las personas. En EMMS tenemos un equipo de profesionales que siempre intentan asesorar y dar el mejor servicio a nuestros clientes para que sepan que no les dejamos solos delante un problema, que entendemos cuando tienen una emergencia y que les ayudamos a planificarse. Todo esto lo hace el equipo humano y tras 67 años de historia, ese es nuestro puntal”.

La unión hace la fuerza

Además de gerente de EMMS, Max Margalef es presidente ejecutivo y consejero delegado de Aser Automotive. El distribuidor catalán, socio de ASER, no solo se beneficia de unos precios más competitivos, también de servicios que solo empresas macro podrían tener como la popular y reconocible campaña del “Recambiazo”. Asimismo, Aser ayuda en la organización de formaciones, actividad que EMMS coordina junto a sus proveedores y el Gremi de Tallers de Barcelona.

Puedes ver el reportaje al completo en este enlace, páginas 32-33.

Dejar respuesta